Register as Coach español (es) | English (en)
Quienes Somos

Code of ethics

El Código de Ética de la Comunidad Integrativa de Coaches da a conocer un conjunto de principios y normas que guían los actos y la conducta de sus miembros, en relación con sus clientes, su profesión, las relaciones con otros Coaches y las investigaciones y publicaciones sobre temas de Coaching que desarrollen en cualquier espacio o país donde lo hagan; para lo cual deben mantener en todo momento, un comportamiento ejemplar que dignifique la profesión del Coach a nivel mundial.

La finalidad de este Código Ético es servir de guía de conducta a todos los Coaches de la Comunidad Integrativa de Coaches y cuyo ejercicio profesional satisfaga los requisitos de la ética según lo contemplado en el presente instrumento normativo.

Todos los Coaches formados a través de la Comunidad Integrativa de Coaches y aquellos que no siendo formados por la CIC, son miembros registrados, aceptan y respetan este Código, como un requisito para el Coaching. Este Código siempre estará sujeto a las leyes del país donde el Coach se desempeñe.

Ámbito de la Aplicación

1°.- El presente Código será de cumplimiento obligatorio para todos los Coaches de la Comunidad Integrativa de Coaches, ya sean Directivos, miembros honorarios, miembros principales o miembros invitados.

2°.- El presente Código se aplicará a los actos y conducta de los Coaches que tengan relación directa con actividades de Coaching o que tengan la capacidad de afectar el prestigio de esta profesión en cualquier parte del mundo donde desarrollen sus actividades.

3°.- En la aplicación, cumplimiento e interpretación del presente Código, se deberá tener presente siempre que la actividad del Coaching debe estar permanentemente guiada por los principios de Respeto, Responsabilidad e Integridad.

4°.- El presente código de ética no posee valor jurídico; aunque no deja de ser vinculante cuando se trate de aplicar alguna sanción disciplinaria a algunos de sus miembros por parte del Consejo directivo o de la Asamblea en pleno.

4°.- La Comunidad Integrativa de Coaches, no se hace responsable de opiniones emitidas ni de actividades realizadas por sus miembros, sin embargo manifiesta su disposición firme de investigar y evaluar algunas denuncias que pudieran surgir en su contra, sobre irregularidades e incumplimiento de las normas establecidas en el presente código de ética.

5°.- Las normas establecidas en el presente código, solo podrán ser modificadas por la dos terceras partes de la Asamblea de miembros CIC; así mismo pueden actualizarse anualmente, para incorporar situaciones nuevas o desechar normas o disposiciones que en el tiempo se hagan obsoletas e inaplicables.

De las obligaciones éticas de los Coaches miembros

6°.- Los Coaches están obligados a cumplir con las normas éticas relativas a la reputación de la actividad, que a continuación se describen:

a. La conducta de los Coaches, en sus negociaciones y actividades relativas a su ejercicio profesional, deberá contribuir a crear, promover o mantener en la sociedad la prestancia de la actividad.

b. El Coach CIC, se comprometerá con mantener su propio desarrollo personal y profesional, invirtiendo recursos y tiempo en estudios, investigaciones y prácticas que lo actualicen en las modernas tecnologías, amplíen su espectro de conocimiento y mejoren su capacidad para mantenerse en un alto estándar de competencia como profesional del Coaching.

c. Los Coaches, en cuanto se encuentren prestando servicios de coaching a particulares y organizaciones, deberán ser conscientes de sus dificultades personales y de la forma en que ellos pueden influir en sus clientes. En caso de que tales problemas puedan afectar negativamente a sus clientes, el Coach deberá suspender inmediata y unilateralmente sus servicios, durante el tiempo que sea necesario y de ser posible, referir otro Coach que en ese momento y dada las circunstancias pueda reemplazarlo.

d. Desarrollar sus actividades de investigación informando y obteniendo la previa autorización de las personas que participen, custodiando siempre el bienestar de los involucrados, aún cuando haya sido obtenida su autorización.

e. Desarrollar sus actividades de investigación reconociendo, en conformidad a la verdad, el aporte de todos los posibles autores y colaboradores.

f. Abstenerse de realizar a sabiendas, declaraciones públicas que resulten falsas en presentaciones públicas o documentos escritos que se relacionen con la actividad.

g. Abstenerse de participar en actividades que desacrediten la actividad y de juicios adversos a la actuación o competencia de otros Coaches, en público.

h. Abstenerse de aprobar, certificar o firmar informes en cuyo proceso no haya participado.

i. En la primera sesión con un cliente nuevo o de un nuevo proceso, asegurarse de que existe acuerdo y de que el cliente comprende las condiciones prácticas y económicas, los objetivos y la metodología y las limitaciones de la actividad y de la confidencialidad.

j. Respetar el derecho del cliente de interrumpir el proceso de coaching en cualquier momento o sesión del mismo si así lo decide.

7°.- Los Coaches quedan obligados a cumplir con las siguientes normas éticas de responsabilidad:

a. Establecer previa y claramente para cada relación de coaching, las condiciones de la misma. Es sumamente recomendable que tales condiciones consten de cualquier forma que sirva para resolver posibles dudas y, en general, para facilitar un cumplimiento armonioso de los compromisos de todas las partes.

b. Establecer clara y anticipadamente los honorarios profesionales que correspondan, como compensación al valor de cada trabajo que desempeñe.

c. Cumplir cabalmente los contratos de coaching suscritos o acordados con terceros.

d. Cumplir cabalmente sus obligaciones profesionales, mercantiles y/o financieras. El incumplimiento de esta norma se considerará especialmente grave cuando los compromisos incumplidos lo sean para con otro Coach o profesional del coaching.

e. En caso de determinar que el cliente no se esté beneficiando del programa de Coaching en curso, el Coach está obligado a hacérselo saber y proponerle o recomendarle la interrupción de dicho programa.

f. Asistir competentemente al cliente en sus compromisos y objetivos, salvo que los mismos constituyan infracciones a normas legales vigentes en el País donde contraten. En caso de que el Coach tenga dudas respecto a la legalidad de los objetivos y compromisos del cliente, antes de continuar su actividad, deberá consultar con profesionales expertos de la CIC.

g. Tener y dejar claro que para la eficiencia del proceso de coaching es esencial la confidencialidad con el cliente, manteniendo en absoluta reserva todas las conversaciones, correspondencias y/o mensajes telefónicos de sus clientes; quienes además se les solicitará cooperar voluntariamente suministrando la información que se requiera, con toda confianza.

h. Crear, mantener y actualizar un sistema de registro de todos los datos y de la información suministrada por el cliente durante el proceso.

i. Garantizar el resguardo durante y después de extinguida la relación de todo el registro de información con absoluta confidencialidad.

j. Solicitar al cliente autorización por escrito antes de publicar información con algunos fines probatorios o educativos o de otra índole tales como (fotografías, videos, documentales, audios, testimonios etc.) resultantes del proceso.

k. Solicitar al Coachee, autorización por escrito para proporcionar información íntima del proceso en caso de que la empresa contratante o el ente o persona responsable del pago así lo requiera.

l. No comprometer otros resultados que los que pueda responsablemente garantizar.

m. Sólo aceptará remuneraciones o retribuciones no monetarias cuando la naturaleza de las mismas no perjudique en manera alguna los objetivos perseguidos por el cliente o su propio desempeño.

n. El Coach CIC, personificará a un profesional exitoso y ejemplo a seguir reflejando siempre que los principios del Coaching funcionan excelentemente para sí mismo, logrando así inspirar a otros.

o. El Coach CIC, será el primero en respetar las clausulas establecidas en los contratos; ser puntual en la asistencia a las citas, reuniones, sesiones y demás compromisos, participar anticipadamente en caso de que no se pueda acudir.

p. Evitará en todo momento la competencia desleal en el ejercicio de sus funciones, para no desprestigiar la buena reputación de sus colegas.

q. Evitará la discriminación por razones de edad, raza, etnia, cultura, origen, religión, orientación sexual, estatus socioeconómicos, discapacidad o cualquier otro motivo similar, pero se reservará el derecho de admitir o rechazar cualquier relación, sin necesidad de exponer razones para ello.

r. Evitará tener y mantener contactos físicos íntimos y relaciones sexuales con sus clientes.

s. Evitará obtener deliberadamente cualquier beneficio personal, profesional o económico, abusando del acceso y cercana proximidad hacia sus clientes, que por confianza se le haya brindado.

t. El Coach CIC, en caso de hacer declaraciones públicas tanto verbales como escritas sobre el concepto, la naturaleza y el ejercicio del Coaching, procurar que la información se difunda, acepte y comprenda positivamente y con fundamentos en la verdad.

u. Los Coaches están obligados a cumplir las siguientes normas éticas de consideración y respeto a clientes y colegas:

  • • Requerir y obtener la autorización de cada cliente antes de utilizar su nombre como referencia.
  • • Desarrollar su trabajo con respeto por el cliente y su libertad.
  • • Mantener formas de contacto físico acordes a los estándares sociales de cada País de la relación Coach-Cliente.
  • De los contratos suscritos por los Coaches CIC.

    9°.- El Coach CIC creará su relación de Coaching profesional, mediante la celebración formal de un contrato de negocio por escrito en el que se especifiquen las condiciones de las partes (servicios que incluye o no, numero de sesiones, presenciales o no, días, lugar posibles gastos adicionales, formas de pago, confidencialidad, límites, resolución de conflictos, planes de contingencia, informes de progreso etc.); conservando cada parte un ejemplar del mismo.

    10°.- En el caso de que los servicios de Coaching sean contratados y/o pagados por un tercero distinto del cliente, todas las normas del presente código se aplicarán siempre, primero, en beneficio de las personas naturales que son objeto de la actividad del Coach. En caso de que dicho tercero solicite información sobre el cliente, el Coach está obligado a obtener la previa autorización del cliente.

    11°.- Asegurarse antes de la celebración del contrato que las partes involucradas, comprendan y acepten exactamente y detalladamente tanto la naturaleza del coaching como cada uno de los derechos y deberes establecidos en el mismo.

    12°.- Ser autoconsciente para reconocer cual es exactamente su nivel de competencia profesional como coach, evitando exagerar sus estándares de certificación, calificaciones, experiencias y especialidades y sujetarse solo a las que le hayan sido otorgadas por las instituciones correspondientes.

    13°.- Aceptar solo compromisos en los que las expectativas de las partes sean auténticas y alcanzables.

    14°.- Celebrar contratos solamente mediante la manifestación del libre consentimiento de las partes.

    15°.- Ser el primero con su ejemplo en sujetarse, respetar y cumplir los acuerdos del contrato.

    16°.- Respetar las decisiones propias del cliente referentes a lo que surja en el proceso, excepto que estas puedan perjudicar tanto a sí mismo, al coach como a terceras personas.

    17°.- Respetar el derecho del cliente a extinguir la relación en cualquier momento del proceso siempre y cuando sea por las causas estipuladas en el contrato.

    18°.- Ser autoconsciente para percibir las señales, corporales, emocionales y verbales, tanto sutiles como evidentes, de que el cliente ya no se está beneficiando de la relación.

    19°.- Recomendar los servicios profesionales de otro coach profesional, cuando durante el proceso perciba que sus competencias son insuficientes para cubrir las necesidades y expectativas del cliente, o referirlo a un profesional especialista en otro ámbito (psicólogo, psiquiatra, terapeuta etc.), cuando perciba la existencia de ciertas patologías que están fuera de su competencia.

    20°.- Evitar posibles conflictos de intereses entre aquellos propios y los de sus clientes. En caso de producirse alguno deberá informarlo de inmediato al cliente y solucionarlo o suspender las actividades en forma temporal o definitiva.

    21°.- Suspender, renunciar o extinguir la relación cuando:

    • a) La finalidad del proceso se esté dirigiendo a la realización de actividades ilegales o contrarias a la moral, la ética y las buenas costumbres.
    • b) Existe acoso o proximidad sexual.
    • c) Exista peligro de que el Coachee cause posibles daños tanto a sí mismo como al coach o a terceras personas.
    • d) Descubra que el Coachee se está beneficiando injustamente o perjudicando a la empresa patrocinadora.

    22°.- Extinguir el contrato adecuadamente y en el tiempo razonable.

    23°.- En caso de que se presente una situación conflictiva, en plena ejecución de un contrato de servicios profesionales, tratar de resolverla de manera diligente, rápida y de la forma más adecuada, tratando de lograr conciliación, para que continúe la buena marcha de la relación

    De las Competencias

    24°.- Ningún directivo u órgano de la Comunidad Integrativa de Coaches, podrá sancionar a sus miembros por razones éticas; sin que previamente se declare la infracción de al menos una de las obligaciones contenidas en las normas anteriores. Las infracciones a estas obligaciones serán consideradas "faltas a la ética".

    25°.- Las denuncias formuladas contra los Coaches serán conocidas directamente por el Presidente y el Consejo directivo de la CIC; quienes además fijarán fechas, plazos y condiciones; citarán al involucrado y establecerán las respectivas amonestaciones o sanciones que tengan lugar; luego de cumplido el procedimiento disciplinario que corresponda, garantizándole a éste el derecho a la defensa.

    26°.- En caso de faltar uno o varios miembros del Consejo Directivo, por cualquier razón y así no se alcanzare un mínimo de tres (3) miembros con derecho a voto, el Presidente completará tantos como sean necesarios hasta alcanzar tal número.

    Del Procedimiento

    27°.- El Consejo Directivo y su presidente, tendrán el deber de garantizar un racional y justo procedimiento; para lo cual podrán pedir asesoría del Consejo asesor.

    28°.- Durante el proceso no podrá entablarse recurso alguno, pero podrán las partes solicitar rectificaciones de errores de hecho, por escrito en el plazo de diez días. Contra la resolución definitiva no cabrá recurso alguno.

    29°.- El procedimiento será reservado y el expediente se mantendrá bajo custodia, incluso después de concluido, de modo que a él sólo tendrán acceso los miembros del Consejo Directivo, el personal especialmente autorizado, el denunciante y el denunciado.

    30°.- Con excepción de la denuncia, el procedimiento será oral y se desarrollará en el menor lapso de tiempo posible, comenzando por la audiencia de ratificación de la denuncia y examen de admisibilidad y continuando con la audiencia de conciliación y, en caso de que ella no se produzca, en esta se procederá a escuchar a las partes y a recibir las pruebas que ellas aporten. 31°.- Se dejará constancia resumida en el expediente de todas las actuaciones. Las denuncias sólo serán cursadas cuando sean formuladas por escrito, individualizando claramente a las partes y proporcionando un domicilio del denunciante para efectos de las notificaciones.